Leches Vegetales

¿Cómo hacerlas en forma casera?

Las leches vegetales, o también llamadas “horchatas”, son una excelente receta para consumir las semillas y oleaginosas en su mejor formato: remojadas y activadas. Acompañan cambios de paradigma en nuestras meriendas; son frescas, riquísimas y llenas de nutrientes.

Si bien el mercado nos ofrece algunas leches vegetales ya envasadas, no hay como hacerlas en casa. Son muy simples, naturales y podemos controlar todo su proceso. Estas leches son indispensables para aquellas personas que quieren consumir menos procesados y más alimentos vivos.

Necesitarás una bolsa de tela, con las que podrás filtrar cualquier tipo de fruto seco, semilla o cereal que quieras. Estas bolsas también son útiles para realizar zumos de frutas, tus propios germinados y quesos vegetales. También deberás contar con una licuadora o minipimer para poder moler el ingrediente que elijas.

Además de la ya clásica y conocida leche de almendras, hay muchas más opciones. Casi tantas como ingredientes tengamos en nuestra alacena. Cada una de estas alternativas puede servir para distintos objetivos:

  • alpiste: para una leche dorada (receta de la medicina ayurveda)
  • pistachos: para una opción con color natural
  • semillas de girasol: para una opción económica que no deja de ser nutritiva
  • arroz: para cocinar algo salado, por ejemplo: una salsa blanca
  • coco (rallado o en escamas) o castañas de cajú: para lograr ultra cremosidad

Así, estas leches se convierten en aliadas de nuestra alimentación. Combinándolas correctamente podemos hacer maravillas de la nutrición. Si hacemos una leche de cereal combinada con alguna semilla, obtenemos un alimento más completo.

Leches vegetales

Ingredientes para hacer leches vegetales

– 100 grs aproximadamente de frutos secos o semillas (almendras, avellanas, nueces, maní, girasol, sésamo, calabaza o quinoa). Si te gusta más espesa, podés agregar más cantidad.
– Una buena cantidad de agua para activar las semillas.
– 1 litro de agua, preferentemente filtrada.

Un consejo: echar unas gotitas de limón para mejorar la absorción de minerales. 

Paso a paso para obtener leches vegetales

1) Poner las semillas en remojo de 2 a 12 horas. Lo mejor es dejarlas en remojo toda la noche. ¿Por qué hacemos esto? Ver nuestra nota de Activación de Semillas.

2) Tirar el agua de remojo y agregar agua nueva en la siguiente proporción: 1/3 semillas – 2/3 agua. Licuar todo con licuadora o minipimer por unos minutos.

3) Colar en una bolsa de tela, separando el líquido de la pulpa. Este líquido resultante será nuestra leche vegetal. Colocar en una botella de vidrio y refrigerar antes de consumir. Puede durar hasta 3 días en la heladera.

Para endulzar estas leches vegetales, las opciones saludables son muchas: azúcar mascabo, azúcar integral orgánica, sirope de agave, miel de caña, mizuame (endulzante líquido japonés), dátiles o pasas de uva remojadas. También se pueden añadir otros saborizantes como canela, esencia de vainilla o clavo de olor.

NO TIRES LA PULPA! La utilizaremos para hacer queso vegetal o hamburguesas. Para el queso vegetal: mezclamos la pulpa sobrante, con levadura de cerveza, ajo en polvo, sal y especias a gusto.

Vas a ver qué cremosas y sabrosas quedan estas leches vegetales. Una vez que las pruebes, no vas a volver a comprar leches procesadas en el supermercado.

Dónde conseguir las bolsas para filtrar las leches vegetales

La Guía Verdoza en Facebook | La Guía Verdoza en Instagram