Medicina autóctona: la jarilla

♥ La medicina de las plantas que se encuentran en nuestra región ♥

La Jarilla es una de las plantas autóctonas de Mendoza. Sus usos a lo largo de nuestra historia han sido muy variados. En esta nota te enseñamos un poco sobre esta magnífica planta.

La jarilla determinada como Larrea cuneifolia se conoce como “jarilla orientadora” o “jarilla Norte-Sur”. Se debe a que sus hojas se disponen con el frente hacia el este y el reverso hacia el oeste, por lo que el perfil se orienta hacia el norte y el sur. Así, capta el sol tibio de la mañana y de la tarde, pero evita el fuerte sol del mediodía y la deshidratación. Es por esta característica tan particular que los originarios la usaban como brújula natural.

La vida de la jarilla en Mendoza

Posee otras adaptaciones para poder sobrevivir en una zona árida como es nuestra provincia. Por ejemplo, sus hojas están cubiertas por una “resina” que las impermeabiliza y evita así la pérdida de agua. Además, es esa resina la que contiene su olor característico y sustancias tóxicas que le sirven de repelente para evitar que ciertos animales herbívoros las depreden.

COMPUESTOS de la Jarilla

La resina también se emplea para barnices y productos de perfumería. La mencionada resina y otros compuestos volátiles que entran en combustión rápidamente los transforman en una de las especies más castigadas por los incendios forestales naturales e intencionales. Estos recursos combustibles también los convierten en presa del hombre.

Sus flores amarillas aparecen desde octubre a fines de noviembre. La fortaleza y el poder de adaptación de la jarilla requieren el cuidado, el respeto y la protección de todos.

Desde el año 2007, se declara por Ley Provincial 7618 a la Flor de la Jarilla como FLOR PROVINCIAL MENDOCINA. Se instituyó al 10 de noviembre como Día de la Flor Provincial y a la segunda semana de este mes de cada año como la Semana de la Flor Nativa de Mendoza.

La Jarilla en Paramillos, UspallataPlanta de Jarilla con flores en región de Paramillos, Uspallata, Mendoza.

TIPS PARA USAR LA JARILLA

Con una ramita cosechada, con respeto y moderación, podemos:
Tip #1: Colocar las ramitas atadas con una cinta a la flor de la ducha. Con el vapor que se va haciendo, se activan y te regala sus propiedades en tu baño.
Tip #2: La misma ramita que usamos en la ducha, o una nueva (siempre que esté seca), se puede moler con un mortero y disfrutarla en un autóctono sahumo.

Generalmente se usa para momentos de la vida en donde uno busca “un norte”, horizontes nuevos, nos lleva a nuestro eje, o para comenzar a caminar hacia la dirección correcta.

La jarilla en la producción local

“Mi conexión con la jarilla, no fue de primera. Su aroma me resultaba muy invasivo y empecé a relacionarme de a poco: con su resina, con sus ramas, con sus flores y sus hojas. Y ahora es con una de las plantas con las que más conectada estoy, su aceite esencial me provoca alegría, levanta el ánimo y combinada con otro de mis favoritos, es la fusión ideal para bioactivación.

En cuanto a sus propiedades son muchas, (dolores musculares, cicatrizante, etc.) pero nombraré las que fui descubriendo. Es un poderoso antioxidante, ya que tiene alto contenido de yodo y en preparados de crema, resulta refrescante y humectante para pieles mixtas y grasas. En cuanto al cabello, se han hecho pruebas científicas. Se ha comprobado lo que ya nuestros ancestros sabían de hace rato: es un poderoso anti caída de cabello. Fortalece el bulbo capilar y deja el pelo brillante, además es ideal para eczemas , psoriasis etc.

¿Y que puedo decir de su aroma? Personalmente, no puedo dejar de combinarlos con otros aceites de plantas autóctonas y silvestres. El resultado es una inmediata conexión con la tierra mendocina.”

Verónica Góngora de Ecoplatónica.


La Guía Verdoza en Facebook | La Guía Verdoza en Instagram