La Jarilla: Una brújula Natural

La imagen para la nueva Edición de la Guía Mendoza Verdoza toma un elemento natural muy característico de Mendoza, con un sentido particular: el de ser una brújula o guía cuando estamos perdidos. Para los que no sabían de la gran función de esta planta, lean esta nota.

Las estrellas y la jarilla eran fieles orientadoras de nuestros Nativos en el monte y el pedemonte. Ahora, Mendoza Verdoza se suma a este sentido de orientación natural…

La jarilla determinada como Larrea cuneifolia (Foto de tapa – 2º Edición) se conoce como “jarilla orientadora” o “jarilla Norte-Sur”, ya que sus hojas se disponen con el frente hacia el este y el reverso hacia el oeste, por lo que el perfil se orienta hacia el norte y el sur. Así, capta el sol tibio de la mañana y de la tarde, pero evita el fuerte sol del mediodía y la deshidratación.

Las Jarillas son arbustos que pueden medir entre 1 y 1,50 metros, con follaje verde brillante y flores amarillas que florecen desde octubre a fines de noviembre.

En Mendoza tenemos 3 especies de Jarilla, (con predominio de Larrea cuneifolia o jarilla macho, aunque también se hallan Larrea divaricata o jarilla hembra y Larrea nitidai).

Todas tienen adaptaciones similares para poder sobrevivir en una zona árida como es nuestra provincia. Por ejemplo, sus hojas están cubiertas por una “resina” que las impermeabiliza y evita así la pérdida de agua. Además, es esa resina la que contiene su olor característico y sustancias tóxicas que le sirven de repelente para evitar que ciertos animales herbívoros las depreden.

La resina también se emplea para barnices y productos de perfumería. La mencionada resina y otros compuestos volátiles que entran en combustión rápidamente los transforman en una de las especies más castigadas por los incendios forestales naturales e intencionales. Estos recursos combustibles también los convierten en presa del hombre.

Desde el año 2007, se declara por Ley Provincial 7618 a la Flor de la Jarilla como FLOR PROVINCIAL MENDOCINA, y se instituye al 10 de noviembre como Día de la Flor Provincial y a la segunda semana de este mes de cada año como la Semana de la Flor Nativa de Mendoza.

La fortaleza y el poder de adaptación de las distintas clases de jarilla requieren el cuidado, el respeto y la protección de todos.  

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *