HOME :: VOLVER A TODAS LAS NOTICIAS

Abonos Orgánicos

Querer, disfrutar y entender el ciclo de la tierra

07 | Octubre | 2014  

El tema del compost-abono o reciclaje de residuos orgánicos, es un tema que nunca queda muy en claro. En esta nota toda la info para reciclar los residuos orgánicos que generamos en casa y obtener un tierra fértil y fresca para nuestro cultivo.

 

 

El tema del compost-abono o reciclaje de residuos orgánicos, es un tema que nunca nos queda muy en claro, hay mucha información dando vuelta, muchos relatos de personas que tienen composteras en casa y nos cuentan cómo lo hacen y demás, pero es poca la información certera que se tiene (que en realidad está, pero por ahí no le prestamos la atención que requiere) para reciclar los residuos orgánicos que generamos en casa y obtener un tierra fértil y fresca para nuestro cultivo.

 

Hace unos meses que en casa, decidí no sacar más una bolsa de basura a la calle y es por esto que cada vez voy investigando y capacitándome más en el tema de cómo reciclar todo lo que llega a mis manos, ya que todos sabemos que el tema de la basura es el gran problema de todos los tiempos (y yo quiero ver la tierra toda verde y de colores naturales, no siendo parte de conglomerados de contaminación, sino siendo cuna de cada ser que habita en el planeta).

 

Somos consumidores desmedidos, compramos y compramos sin parar y nunca pensamos qué vamos a hacer con determinado objeto luego de que ya no me sirva (que serán meses, inclusive semanas y en algunos casos, hasta horas…). No pensamos qué vamos a hacer, pero sí sabemos qué vamos a hacer: lo tiramos a la basura y que se lo lleve el basurero y se arregle…

 

Y así también es como nos horrorizamos cada vez que pasamos delante de un basurero (legal, clandestino, a cielo abierto, en un terreno, etc) y decimos “cuánta basura!” pero no hacemos nada al respecto… o pensamos quizá que son otros lo que tienen que hacerse cargo de lo que yo, con mis propias manos, ingrese al cotidiano de mi vida.

 

Entonces, partiendo de que no se trata de comprar y tirar, y de que sí se trata de agradecerle a la tierra por todo y por tanto (nuestra vida!), es que debemos comenzar desde casa a reciclar y ser responsables de cada cosa que en ella habita (de nosotros, de cada ser vivo que vive con nosotros - humanos, animales, vegetales- y de cada elemento que formará parte del desarrollo cotidiano de mis días –alimentos, envoltorios de alimentos, ropa, botellas, vidrio, metales, aparatos electrónicos, etc- y de la del funcionamiento correcto de ella misma –luz, gas, agua-).

 

Escucho cotidianamente a personas que ante propuestas de “basura cero”, la respuesta es la falta de tiempo en general para: separar los residuos en casa, revolver el compost una vez por semana, sembrar verduras en algún pedacito de tierra o en macetas, etc. La conclusión es que no hay tiempo para estar en casa porque trabajamos todo el dia y llevamos a los chicos de acá para allá.

 

La realidad es que estamos atravesando por un momento, donde necesitamos trabajar muchas horas para generar un ingreso económico que sea acorde a nuestras “necesidades” diarias (son realmente necesarias? Es necesario tantas cosas en mi vida? No será más necesario trabajar mi tierra y estar en casa con mi familia?), a saber: alimentos, ropa, celulares, televisores, tarjetas de crédito, servicios, escuela de los chicos, obra social, patente del auto, garaje, seguro, alarma, actividades recreativas, deportes, salidas, etc. Es lógico que toda esta corrida de tiempo, es decir, todo lo que tenemos que correr todo el día para cumplir con nuestra “semana fuera de casa”, hace que no tengamos tiempo de hacernos de un pedacito de terreno para producir nuestros propios alimentos, cosecharlos, sacarles la tierra y elaborar un plato totalmente orgánico, natural, lleno de colores, nutrientes y energía directa del sol para nuestra familia… mucho menos tiempo para separar los residuos y reutilizarlos, etc. Y así también es como van llegando las enfermedades al consumir todo el tiempo productos industrializados (con conservantes, pesticidas), la era del “envase” (donde todo lo que comprás, tiene que venir en una bolsita adentro de otra bolsita con un moño de celofán, y los fideos vienen en cajita adentro de otra bolsita, y las medias lunas del super vienen adentro de un recipiente plástico, con un separador de nylon y una indicación de papel pegatina, donde cada cosa, además, te lo vas a llevar adentro de una bolsa de nylon etc etc etc), las toneladas de smog en las ciudades por los autos, camionetas, camiones y motos que circulan, la falta de árboles (por arrancar a los mismos desde sus raíces, mutilándolos sin entender su altura, su color, su lentitud, su forma redondeada del tronco, el cambio de colores de su copa al pasar las estaciones, su vida en comunidad o aislada)… BASTA! Hagamos algo: volvamos a la tierra y devolvámosle todo el amor que nos da.

 

Hay muchas maneras de reciclar, en las columnas pasadas de Javier Altamirano, los fue sumergiendo y ayudando a poner la capa de “SuperRecicladores” para darle una mano a la pachamama en todo lo que venimos haciendo año tras año.

 

Hoy te voy a explicar cómo hacer un verdadero y real abono orgánico para que puedas hacer en tu casa y tener una tierra fértil, hermosa y fresca para tus plantitas.

 

En primera instancia, elegimos de nuestra casa un balde (ya acá comenzás a ser un reciclador! Pensá qué podes reciclar para usar como “tachos de basura”) que será nuestro “medidor y contenedor de residuos orgánicos” y otro para los “residuos inorgánicos”, rotulamos ambos y comenzamos a separar, ya mismo.

 

Los orgánicos son todos los restos de cocina (frutas, verduras y cereales, cáscara de huevo), pedacitos de lana, pelos, tierrita de barrer la casa, etc  y los inorgánicos son todos los plásticos, vidrios, metales, papeles, nylon, etc. Que por el momento (en la próxima columna les explicare qué vamos a hacer con ellos, mientras, junten!) los vamos a dejar apartados en otro tacho o balde o bolsa o caja o lo que nos sea cómodo para guardar.

 

 

Así separo los residuos en casa para llegar a “basura cero”: por un lado (de izquierda a derecha) los orgánicos para el abono, por el otro los inorgánicos moldeables (envoltorios, bolsitas de nylon, plásticos, etc) que van dentro de una botella para hacer ecoladrillos (ladrillos para construcción ecológica) y por el otro los inorgánicos no moldeables (envases, cartones, papeles, etc que van a las plantas recicladores). De todo esto, seguiremos hablando mas adelante.

 

A medida que vamos juntando nuestros materiales orgánicos, con la ayuda de un elemento cortante, lo vamos haciendo cada vez mas chiquito para que luego, en la tierra, sea mas fácil de degradarse.

 

Pasada una semana, vemos cuánta cantidad de material orgánico juntamos y pasamos al preparado del compost.  El real abono orgánico, para que tenga un proceso de descomposición correcto, no nos genere olor y tampoco haga que los roedores vengan a visitarnos, debe estar preparado de la siguiente manera:

 

4 Partes de Material Orgánico Seco + 3 Partes de Material Orgánico Húmedo (un poquito menos de un balde) + 1 Parte de Tierra

 

 

Balde de residuos orgánicos para la cocina y tambien, nuestro gran medidor de materiales

 

El Material Orgánico Seco corresponde a todos los elementos de la tierra que ya fueron perdiendo vida y nos aportaran el nitrogeno necesario para la descomposicion: hojas secas, pasto cortado seco, pinocha, ramitas, viruta de madera no tratada (evitar cantidades elevadas de aserrin ya que hace perder humedad al compost, preferentemente utilizar solo viruta), etc. El Material Orgánico Húmedo son todos los materiales orgánicos que fuimos juntando en la semana en nuestro balde medidor, que seran quienes aportaran el carbono a nuestro abono. La tierra debe ser linda, negra (como alternativa de paseo de domingo, pueden salir con un balde y una pala a buscar en algun espacio verde, alejado de los autos y las casas, eso sí: no se olviden el mate!).

 

Material orgánico húmedo listo para ser procesado y mezclado con el resto de los componentes. Aquí presentes Reciclarte Argentina, un grupo de 14 mil personas que estamos unidas por el ciclo de la tierra (los invitamos a  buscar el grupo en Facebook, unirse y compartir sus reciclajes!) junto a Madrecita – Pastas y Productos Veganos, un emprendimiento de gastronomia conscientede San Martin de los Andes del cual formo parte, donde trabajamo en el equilibrio armónico de la naturaleza a travez de la alimentación a base de frutas, verduras y cereales, el reciclaje, la huerta en casa, las bombas de semillas para nuevos “guerrilleros verdes” (ya les contaré que son!, la forestacion anarquica urbana y todo lo que pueda ayudar a la tierra y así, mejorar nuestra calidad de vida.

 

Cuando ya tenemos todos los materiales juntados y medidos correctamente, elegimos un sector de nuestro jardin a la sombra y colocamos sobre el suelo las 4 partes de material seco, las 3 partes de material orgánico húmedo y 1 parte de la tierra  hermosa que fui a buscar el domingo. Mezclamos todo, regamos con un poco de agua (la humedad justa del compost es cuando puedo agarrar todos los elementos, hace una bolita y ninguno se me cae y tampoco pierde agua), tapamos con algun nylon o lo que tengamos para evitar que se nos llene de agua si llueve y dejamos reposar hasta la proxima semana que volveré con mis nuevos “residuos” y mezclare con todo lo que ya tenia en proceso.

 

Esta Pila de Abono Orgánico (se llama así, pero esta es una eco-pila!), la voy a ir armando durante todo un mes. Pasado ese mes, comienzo una nueva pila de abono.

 

 

Tené en cuenta, que hay diferentes maneras de armar el contenedor de tu abono orgánico, es importante investigar cuáles predominan en tu zona por tema de temperatura y humedad, además de la pila, existen abonos que se hacen en pozos (ideal para zonas secas ya que conserva muy bien la humedad), en tachos de 200lts (sin tapa ni fondo, con agujeros en su superficie, es complicado de revolver con la pala) o en corralitos (estructuras redondas de alambre de gallinero con techo de nylon).



Esto es sumamente importante y necesario hacerlo, ya que el abono orgánico es un cultivo de microorganismos y como tal, necesitan de su calma y cuidado para poder hacer todos los procesos quimicos necesarios de degradacion y volver a ser tierra fertil. Cada pila terminada, la revolvere cada un mes e ire manteniendo su humedad. Entre los 9 y 12 meses, ya tendre mi tierra fertil y hermosa para mi huerta y plantas de jardin!

 

Plantas y plantines felices con el abono orgánico!

 

Resumiendo, los pasos a seguir entonces, son:

1) Separar residuos Orgánicos de Inorgánicos

2) Elegir un balde de casa, roturarlo como Residuos Orgánicos Húmedos y dividir el balde en 4  partes iguales.

3) Juntar Materiales Orgánicos Secos.

4) Una vez por semana, colocar sobre el suelo de nuestro jardin (a la sombra), 4 partes de material seco + 3 partes de material humedo + 1 parte de tierra, revolver e ir haciendo un montoncito en forma de “pila”.

5) Al mes de ir juntndo todo en un mismo sector, tapar con un nylon y comenzar a armar una nueva pila. La anterior, solo debe ser aireada una vez por mes y regada cuando sea necesario.

6) Entre los 9 y 12 meses, ya tengo mi abono totalmente orgánico listo!

 

Nunca olvidar que…


- Tanto los materiales orgánicos secos como los humedos, deben estar en pedazos pequeños.

- El sector que voy a elegir para armar mi abonera en casa, debe ser en la sombra y debe estar tapado (con nylon, chapa, etc).

- A mi abono jamás le puede faltar ni humedad ni aireación.

- Respetar el ciclo de cada abono, una vez terminado uno, revolver unicamente una vez al mes.

- No tirar en el abono restos animales ni estericol (éste último, sí se podria utilizar en lombricompuesto).

 

Es fácil reciclar, no se necesitan ni horas de facultad, ni nada externo… solo se necesita que nuestro corazón sienta el latido de la tierra, nuestras manos se encuentren activas para transformar y nuestra cabeza desborde de creatividad!

 

Te invito a empezar con esta parte del reciclado para que te vayas sumergiendo poco a poco en el ciclo natural de la Tierra, que vayamos entendiendolo, observandolo, escuchandolo y luego, cada dia poder reciclar más y más hasta llegar al punto donde sin darte cuenta, no sacas mas bolsas y bolsas de basura a la calle!
Hasta la proxima! Les dejo un regalito de la tierra… vieron cuanto nos agradece?

 

Mi primer zapallito, de mi primer huerta orgánica en casa.

 

Florencia Ostaszewski
San Martín de los Andes, Neuquén
florencia.osta@gmail.com
(Activista verde de Madrecita Pastas y Productos Veganos y Reciclarte Argentina)


 

Autor de la nota: Florencia Ostaszewski

Categoría: Reciclaje

 

 

 

Ir arriba :: Volver a noticias :: Volver al inicio