HOME :: VOLVER A TODAS LAS NOTICIAS

Arne Næss

(1912 -2009 - Noruega)

12 | Abril | 2014  

“Ecología Profunda”, su pensamiento principal, se considera un acercamiento absoluto a la naturaleza. Según Naess, todos los seres humanos, animales o vegetales, tienen el mismo derecho a vivir y florecer. Es lo que el filósofo noruego llamaba Igualdad Biocéntrica.

 

Era aún niño cuando tuvo esa suerte de inspiración que lo llevó a entender su vida y su ser como parte del universo. Allá, en lo alto de la montaña, en los irrepetibles fiordos noruegos, algunos considerados ya patrimonio de la humanidad, al contacto con la verde foresta de la alta montaña, o en la cercanía con la intensa nieve y con las blancas nubes, a la orilla de los lagos o del mar, ante la vastedad del limpio azul del interminable horizonte, sintiéndose liberado de las tareas escolares, de la presión del mundo social, experimentando en la compañía de la elevada montaña al sustituto del padre ausente, a muy temprana edad tuvo ante sí la conciencia del mundo como unidad. La naturaleza no te presiona ni te evalúa, amplía en cambio los espacios y el sentimiento de tu libertad, declara Naess en una entrevista.


En los años setenta acuñó el término Ecología Profunda (Deep Ecology) para referirse a un movimiento filosófico y social que buscaba las causas últimas de la destrucción del medio ambiente y proponía medidas de fondo para la salvación de la vida en el planeta. Naess proclamó el derecho de todo ser a vivir y florecer.


Arne Naes, ve la causa de la crisis ambiental contemporánea en la avidez consumista del hombre moderno, en su individualismo y antropocentrismo. En esa creencia de que el destinatario exclusivo de la obra de Dios es el ser humano. Naess se opone también a la idea de ver al hombre por encima o fuera de la naturaleza, como la fuente de todo valor. Se niega igualmente a verla exclusivamente como fuente de materias primas, como simples insumos para la producción, alegando que si la naturaleza fuera un recurso, debería serlo para todas las especies de la creación.


Naess defiende la unidad del mundo. Por ello los seres humanos no pueden ser vistos y entendidos de manera aislada, por el contrario, los considera como partes interconectadas e interdependientes de un gran todo, al cual todos se deben y del cual todos son una parte constitutiva. Por ello, cada vez que un árbol es derribado o una especie borrada de la faz de la Tierra es una parte del hombre lo que se pierde y extingue.


En el verano de 1984 Arne Naess acampó en el llamado Valle de la Muerte en California con otro de los fundadores de la Ecología Profunda, George Sessions, y juntos elaboraron una suerte de manifiesto de sus principios básicos. Destacando entre otros, que el bienestar y florecimiento de la vida humana y no humana sobre la Tierra tienen un valor en sí mismo, independiente por lo tanto de la utilidad del mundo no humano para los fines humanos; que los humanos no tienen derecho a reducir la riqueza y diversidad de las formas de vida excepto para satisfacer necesidades vitales, que la actual interferencia del mundo humano sobre el no humano es excesiva, que las actuales políticas ambientales deben ser cambiadas radicalmente para atacar las causas, no los efectos, y que debe avanzarse hacia cambios culturales que se basen en la búsqueda de una mejor calidad, más que en altos estándares de vida.


En 1969 Arne Naess renunció a su puesto como profesor en la Universidad de Oslo para dedicarse libremente al activismo ambiental. En 1981 se encadenó juntó con otros activistas verdes para protestar contra la construcción de una gran presa en su país. En más de una ocasión las fotos de Arne Naess siendo retirado por la policía por su activismo ambiental recorrieron el mundo.
Arne Naess no es un filósofo convencional, aun antes de convertirse a la causa ambiental había leído a los filósofos clásicos y a las distintas escuelas filosóficas de la época moderna, asistió en su juventud a las reuniones del Círculo de Viena, en donde fue considerado como "un nuevo cometa en el firmamento filosófico", fue psicoanalizado por un colega y amigo personal de Freud durante 14 meses, ha sido un destacado montañista, siendo el primero en escalar la montaña Tirich Mir de 7 mil 690 metros de altura en Paquistán, ha alcanzado las partes más altas del Himalaya, fue excelente tenista y esquiador.


Su Ecología Profunda busca ir más allá de la Ecología Superficial (Shallow Ecology), trascender los enfoques tecnicistas, aquellos que reducen los problemas ambientales a problemas de contaminación, de administración de recursos y de gestión del desarrollo, que anteponen el bienestar en el mundo desarrollado al del no desarrollado. Las propuestas de Naess y de su movimiento buscan las causas más profundas, es antijerárquico, antipatriarcal, promueve la descentralización, y plantea no sólo la necesidad de la diversidad biológica para asegurar los equilibrios planetarios, sino también la étnica y cultural.


Para esta corriente de pensamiento, las propuestas del Desarrollo Sustentable no llegan al fondo de los problemas y mantienen el statu quo, por lo que deben ser radicalmente reformuladas si se desea enfrentar con seriedad los problemas ambientales del mundo. En su conjunto, los planteamientos de Arne Naess y la Ecología Profunda expresan una gran utopía, pero son también un modelo de aquello que, aunque posiblemente irrealizable, debería servir de guía o inspiración; tal vez como un ideal que recordara siempre a los responsables de la política pública su compromiso con el medio ambiente, sobre todo en países como México, donde abundan el discurso gubernamental ambientalmente frívolo y superficial, un tremendo y continuo daño ecológico y una escasez alarmante de medidas concretas y efectivas para detener la explotación de la naturaleza y de la gente.

 

Arne Naess, filósofo y ecologista noruego, fundador de la corriente conocida como Ecología Profunda, murió el lunes 12 de enero de 2009 a los 96 años de edad. Naess fue uno de los filósofos escandinavos más importantes del siglo XX. Su obra estaba inspirada en los principios espirituales del budismo, en los trabajos del filósofo Baruch Spinoza y en la personalidad y las luchas de Gandhi. Fue el catedrático más joven de la Universidad de Oslo, donde impartió clases entre 1939 y 1970, y su obra es fundamental en el ideario de muchos activistas y políticos de partidos ecologistas en el mundo.


En 1970, Naess protagonizó uno de los eventos pro ecológicos más memorables de Noruega: se encadenó a las rocas de la cascada de Mardalsfossen, en un fiordo noruego, como medida para boicotear los planes para construir una represa en la zona. La manifestación, disuelta por la policía, tuvo un impacto importante en la opinión pública.


“Ecología Profunda”, su pensamiento principal, se considera un acercamiento absoluto a la naturaleza. Según Naess, todos los seres humanos, animales o vegetales, tienen el mismo derecho a vivir y florecer. Es lo que el filósofo noruego llamaba Igualdad Biocéntrica. Libros que no puedes dejar de leer de Arne Naess (aunque tienes que entender bien el inglés porque no hay traducción en español de su obra):

  • The Ecology of Wisdom: Writings by Arne Naess (2008)
  • Life’s Philosophy: Reason and Feeling in a Deeper World (2008)
  • Ecology, Community and Lifestyle: Outline of an Ecosophy (1993)

 

Autor de la nota:

Categoría: Filosofia / Historia

 

 

 

Ir arriba :: Volver a noticias :: Volver al inicio