HOME :: VOLVER A TODAS LAS NOTICIAS

La Medicina China, un tesoro para el mundo occidental

El tratamiento en la Medicina Tradicional China

27 | Marzo | 2015  

Para hablar de medicina china y entender sus orígenes, hace falta entender las bases de la cultura y de las filosofías que la han hecho tal como es.

 

 

La medicina china es una medicina tradicional, reflejo de la cultura que la ha originado: la cultura china. Para hablar de medicina china y entender sus orígenes, hace falta entender las bases de la cultura y de las filosofías que la han hecho tal como es. Las dos grandes corrientes que han influido en la cultura china de forma más notable son el confucianismo y el taoísmo. El primero empieza a desarrollarse hacia el siglo VI a. de C., gracias a la figura de Kong Fu Zi (Confucio). Esta filosofía dicta unas normas morales muy estrictas que tienen como base la familia y el cuerpo humano. Para Confucio, la familia y el cuerpo son sagrados e intocables.

 

Esta forma de pensar hace que la medicina avance en un sentido diferente al de occidente: el respeto al cuerpo no permite que evolucione la cirugía ni los estudios en cadáveres y, en consecuencia, las vías de estudio del cuerpo humano son otras.

 

El taoísmo tiene origen se cree en la obra del filósofo Lao Tse, nacido hacia el 571 a. de C. y contemporáneo por tanto de Kung Tse. La filosofía taoísta ayuda a entender el cuerpo humano, la salud y la enfermedad, en referencia constante a la naturaleza. Los taoístas creen que actuar de acuerdo con la naturaleza permite aumentar la resistencia física, prevenir las enfermedades y retrasar el envejecimiento. El taoísmo describe la figura del Tao, como creador de todo el Universo, como el principio del cielo y la tierra. La figura del Tao se describe como dos fuerzas opuestas y complementarias: EL YIN Y EL YANG. EL YIN: es la zona sombría de la montaña, quietud, relajación, frío, la tierra, la parte femenina, la interiorización. EL YANG: es la parte de la montaña donde toca el sol, acción, movimiento, calor, el cielo, la parte masculina, la expansión .En la medicina china, constantemente se hace referencia al Yin y el Yang y se identifican desequilibrios y desarmonías en relación con ellos.

 

En la medicina china, además de utilizar las leyes del Yin y el Yang, se utiliza la TEORIA DE LOS CINCO ELEMENTOS. Estos cinco elementos pertenecientes a la naturaleza: agua, fuego, tierra, metal y madera, guardan relación con las estaciones climáticas, con cada uno de los órganos y vísceras (Zang Fu), con los tejidos del cuerpo y con las emociones.

 

También los chinos, lejos de poder observar el interior del cuerpo humano a causa de sus costumbres, describen desde el Nei King, primer libro de medicina china escrito hace más de 3.000 años, un tipo diferente de “Circulación Energética” por la que circula el Qi o la Energía que recorre todo el cuerpo, exterior e interiormente. Es la teoría de los canales y colaterales que describe 12 meridianos principales diferentes y otros secundarios, ligados a los órganos internos, estos meridianos disponen de zonas externas, denominadas puntos de acupuntura, desde donde se puede influir mediante la estimulación (agujas, masaje y ventosas).

 

Los métodos de diagnóstico de la medicina china nos permiten conocer el síndrome que desequilibra al paciente y encontrar un tratamiento. Con las mismas preguntas que la medicina occidental y con otras más ligadas a la medicina china: sensaciones de frío y calor, emociones, etc. Se genera un diagnostico. La medicina china hace mucho hincapié en la exploración del paciente: se observan rasgos diferentes de los habituales como el color del rostro, el olor del paciente, las temperaturas, la lengua y el pulso. La lengua nos indica la situación energética del paciente en el momento de la consulta. Es un diagnóstico muy preciso en el cual observamos el color de la lengua, los movimientos, la forma, el tipo, etc. El diagnóstico mediante el pulso se practica mediante la palpación de la arteria radial en ambas muñecas y proporciona información de los órganos internos según la calidad del pulso en diferentes posiciones.

 

Un vez alcanzado el diagnóstico del paciente, se decide un tratamiento según las diferentes ramas terapéuticas de esta medicina: · Acupuntura: Aplicación de agujas de acupuntura en los denominados puntos de acupuntura para influir en los meridianos y los órganos internos, y favorecer el equilibrio, moxibustión que es la aplicación de calor mediante artemisa en los puntos de acupuntura y en ciertas áreas, ventosas o masaje Tuina.

 

Hay también disciplinas físicas como el Tai Chi y el Qi Gong que procuran mantener el cuerpo flexible y la circulación de la sangre y de los meridianos sin bloqueos. Son técnicas de mantenimiento de la salud, muy ligadas a la respiración, que actúan de forma preventiva y se basan en las mismas teorías que las artes marciales chinas.

 

La medicina tradicional china aporta a nuestra medicina científica un punto de vista al que no podemos acceder mediante la pura ciencia: el de la globalidad, el de la interacción constante y fluida de nuestro cuerpo con la naturaleza, las lluvias, el calor, el frío, las emociones, la dieta, etc. La medicina china puede ayudarnos a entender aspectos de nuestra salud y de nuestras enfermedades que desde la óptica de la ciencia serían totalmente inexplicables.

 

Maria Godoy - Estudiante avanzada de medicina tradicional China de la Escuela de Medicina Tradicional China sede Mendoza.

 

 

Autor de la nota: María Godoy

Categoría: Salud / Bienestar

 

 

 

Ir arriba :: Volver a noticias :: Volver al inicio