Cuenco: Evolución Culinaria

Entrevistamos a los creadores del primer restaurante vegano de Mendoza. Esta es una iniciativa familiar que integra sabores, valores y creatividad.
Por: Ishwara, especial para Mendoza Verdoza

Entrevistamos a Daniela Staneloni y Ezequiel D’amico creadores del primer restaurante vegano de Mendoza. Esta es una iniciativa familiar que integra sabores, valores y creatividad.

Entrevista a Cuenco Restaurante Vegano

Daniela Staneloni y Ezequiel D’amico se conocieron hace nueve años, comenzaron una relación y al poco tiempo quedaron embarazados. La gestación de su primer hijo coincidió con la concepción de su proyecto culinario Cuenco, restaurante vegano.

Daniela se formó como Trabajadora Social y fue vegetariana desde los dieciséis años. Ezequiel tenía una pizzería donde había comenzado a incorporar recetas vegetarianas y por influencia de los libros de Indra Devi había comenzado a dejar la carne. El compromiso con el vegetarianismo crecía en la pareja y paralelo a la pizzería decidieron crear un emprendimiento de opciones vegetarianas. Al cabo de un tiempo vieron que la respuesta del público y la rentabilidad era mejor en el nuevo negocio.

Estas fueron motivaciones suficientes para que hace siete años Daniela y Ezequiel abrieran Cuenco. El nombre hace referencia a los recipientes que contienen comida, pero también podría aludir a los cuencos usados en tradiciones de Oriente, que producen un relajante efecto sonoro. Sin embargo, la mejor definición surge de Daniela, cuando define su restaurante como “contenedor”. Esta palabra Ezequiel la complementa cuando afirma: “Es como ir al patio de tu casa”.

¿Cuándo ocurre la transición hacia un restaurante vegano previamente vegetariano?

Ezequiel: Daniela pasó el embarazo de nuestro hijo Gael y sus primeros dos años siendo vegetariana. Hace cinco años dejó los derivados de animales y comenzó una dieta vegana. Por su influencia, en la cocina de Cuenco poco a poco comenzamos a prescindir del queso, la crema y la manteca. En un momento había 80% de los platos veganos. Entonces nos preguntamos por qué seguir utilizando derivados animales, si ya han sido aceptadas las recetas veganas y al público le gustan. En ese momento nos hicimos 100% veganos.

¿Que ha traído el veganismo a la vida de ustedes?

Daniela: Por una parte, este cambio de alimentación me ha traído una estabilidad física, emocional y mental. Me siento más confortable, equilibrada y calmada. Me he dado cuenta de que si como mejor estoy más relajada. Durante mi vida tuve dificultades con mi sistema digestivo, por ejemplo con estreñimiento. Al informarme más supe que los derivados de animales generan desafíos para la salud y, en mi caso, el queso y el gluten afectaban seriamente mi digestión. Al adoptar este estilo de vida los síntomas mejoraron y siento un mayor bienestar físico.

Por otro lado, tengo un profundo amor por los animales y mi decisión busca contribuir a evitar un poco su sufrimiento. Por último, el veganismo y la propuesta de Cuenco han creado una comunidad. Hay personas que afirman que el veganismo es una opción difícil o necesitan mucho tiempo para cocinar. Nosotros les demostramos que es posible y por ello compartimos muchas de las recetas. Existen muchos mitos de la cultura, los medios y las empresas sobre esta opción, pero una vez uno se informa se rompen los miedos y aparecen las posibilidades.

¿Cómo ha sido el proceso de creación de la carta y cómo se mantienen vigentes después de siete años?

Ezequiel: Empezamos con trece platos y la mitad eran ensaladas. El desafío de ser veganos ha hecho que surja en mí y en el equipo la necesidad constante de investigar, por ejemplo: cómo hacer que un plato quede rico sin queso. La investigación, la prueba de recetas y el trabajo en equipo hacen que siempre estemos pensando en cosas. Además hemos conocido muchas personas y recibimos con aprecio las críticas.

En estos siete años me he convencido de que el veganismo es una evolución culinaria. Por ejemplo, hay personas que están en contra de llamar “chorizo” a una preparación vegana que tiene la forma y textura de un chorizo tradicional. Esto ocurre porque piensan en que se quiere sustituir un alimento por otro o como forma de placebo. En realidad veo las opciones veganas como el uso de los ingredientes que te da la naturaleza. El veganismo ha vuelto a mirar a la naturaleza y ha mezclado los productos para crear recetas que no existían. Además el veganismo ha recuperado y valorado preparaciones tradicionales que eran veganas, aunque no tuvieran ese nombre.


Conocé en este link a cuenco!

La Guía Verdoza en Facebook | La Guía Verdoza en Instagram